El Caminante Nazareno

El Caminante Nazareno
Mostrando entradas con la etiqueta Fabulas y Cuentos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fabulas y Cuentos. Mostrar todas las entradas

jueves, noviembre 26, 2015

Otra mujer

Mi esposa, me dijo un día, tomándome por sorpresa: Tu sabes que la amas, la vida es muy corta, dedícale tiempo.
Pero yo te amo a ti protesté.
Lo sé. Pero también la amas a Ella.
La otra mujer a quien mi esposa quería que yo visitara, era mi Madre, viuda desde hace años, pero por las exigencias de mi trabajo y mis hijos hacían que sólo la visitara ocasionalmente.
Esa noche la llamé para invitarla a cenar y al cine.
¿Qué te ocurre? ¿Estas bien? me preguntó.
Mi madre es una mujer que una llamada tarde en la noche o una invitación sorpresiva es indicio de malas noticias.
Creí que sería agradable pasar algún tiempo contigo le respondí. 
¡Los dos solitos!……. ¿Que opinas? 
Me gustaría muchísimo, dijo.
Ese viernes mientras conducía para recogerla después de mi trabajo me encontraba nervioso, era el nerviosismo que antecede una cita…….. Y, Por Dios, cuando llegué a su casa, vi que ella también estaba ¡muy emocionada!
Me esperaba en la puerta con su viejo abrigo puesto, se había rizado el pelo y usaba el vestido con el que celebró su último aniversario de bodas. Su rostro sonreía, irradiaba luz como un ángel. 
Les dije a mis amigas que iba a salir con mi hijo y se mostraron muy emocionadas. Me comentó mientras subía a mi auto y agregó: No podrán esperar a mañana para escuchar acerca de nuestra velada.
Fuimos a un restaurante no muy elegante, pero si muy acogedor. Mi madre se aferró a mi brazo como si fuera “La Primera Dama de la Nación”. Cuando nos sentamos tuve que leerle el menú. Sus ojos sólo veían grandes figuras.
Cuando iba por la mitad de las entradas, levanté la vista; mi Mamá está sentada al otro lado de la mesa y sólo me miraba. Una sonrisa nostálgica se le delineaba en los labios.
Era Yo quien te leía el menú cuando eras pequeño ¿Recuerdas?
Entonces es hora de que te relajes y me permitas devolver el favor respondí.
Durante la cena tuvimos una agradable conversación, nada extraordinario, sólo ponernos al día uno con la vida del otro. Hablamos tanto que nos perdimos el cine. 
Saldré contigo otra vez, pero sólo si me dejas invitar, dijo mi madre cuando la llevé a su casa, la acaricie, la besé, la abracé.
¿Cómo estuvo la cita? Quiso saber mi esposa cuando llegué aquella noche.
Muy agradable, gracias. Mucho más de lo que imagine le contesté.
Días más tarde mi Madre murió de un infarto masivo, todo fue tan rápido, no pude hacer nada.
Al poco tiempo recibí un sobre del restaurante donde habíamos cenado mi madre y yo, con una nota que decía:
La cena está pagada por anticipado, estaba casi segura que no podría estar allí, pero igual pagué para dos, para ti y tu esposa, jamás podrás entender lo que aquella noche significó para mi. ¡Te amo”!.
En ese momento comprendí la importancia de decir a tiempo “TE AMO” y de darles a nuestros seres queridos el espacio que se merecen; nada en la vida será más importante que Dios y tu familia, dales tiempo porque ellos no pueden esperar.

¡Dios perdona, pero el tiempo NO! Ni se puede regresar.
 photo subscribediciembre2012.gif
Leer más...

martes, noviembre 24, 2015

¿Porque Dios tiene que ser tan injusto conmigo?

Una joven le cuenta a su madre todo lo mal que le ha ido:
No salí bien en el exámen de Matemáticas, …Mi novio decidió terminar la relación… y para colmo, mi mejor amiga está de paseo fuera de la ciudad… ¡No sé qué hacer!
En horas de amargura, una madre sabe qué puede agradar a su hija… Le preparará un sabroso pastel. En aquel momento tan dificil, abrazó a su hija y la llevó a la cocina, consiguiendo arrancar de su rostro una sonrisa.
Luego que la madre separó los utensilios e ingredientes que usaría, los colocó en la mesa y preguntó a su hija:
Querida, ¿quieres un pedazo de pastel?
¡Claro Ma!… Sábes que me encanta el pastel.
Está bien, respondió la madre.
Dale una mordida a la mantequilla que está el refrigerador!
Asustada, la hija respondió:
¿Te sientes bien? Yo jamás haría eso.
¿Qué tal si te comes un huevo crudo?
¿Qué sucede contigo ma? ¡Eso nunca!
¿Qué tal entonces… una cucharada de harina de trigo o de bicarbonato de sodio?
Obvio no ma, ¡eso nunca! , además, sabes que si lo hago, ¡me enfermaría!
La Madre le respondió:
Es verdad, todas esas cosas están crudas y son feas separadas… Pero cuando las colocamos juntas, en su justa medida… ¡Ellas hacen un delicioso pastel!
Dios trabaja de forma similar. La gente se pregunta… ¿Por qué Él permite que pasemos por momentos difíciles? No saben que cuando Él permite que todas esas cosas entren en el orden adecuado, siempre será para hacer una obra perfecta en nuestra vida. No necesitas conformarte con ingredientes crudos… Deja TODO en sus manos… ¡y se tornarán en algo fantástico!

Dios se preocupa tanto por ti… que te envia flores todas las primaveras…Hace nacer el Sol todas las mañanas…Y siempre que quieras conversar… ¡Él está dispuesto a escucharte!
Él puede vivir en cualquier lugar del universo… ¡pero prefiere vivir en tu Corazón! Y lo hará si tú se lo permites.
 photo subscribediciembre2012.gif
Leer más...

domingo, noviembre 22, 2015

Tu eliges

Un profesor comprometido y estricto, conocido también por sus alumnos como un hombre justo y comprensivo, al terminar la clase, ese día de verano, mientras organizaba unos documentos que se hallaban sobre su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos y en forma desafiante le dijo: Profesor, lo que me alegra de haber terminado la clase es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de verle esa cara aburridora.

El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado. El profesor miró al alumno por un instante y en forma muy tranquila le preguntó: ?¿Cuando alguien te ofrece algo que no quieres, ¿lo recibes?
El alumno quedó desconcertado por la calidez de la sorpresiva pregunta.
Por supuesto que no contestó con tono despectivo el muchacho.
Bueno, cuando alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, me está ofreciendo algo, en este caso una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir no aceptar.
No entiendo a qué se refiere dijo el alumno, confundido.
Muy sencillo, tú me estás ofreciendo rabia y desprecio y si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tu regalo, y yo, mi amigo, en verdad, prefiero obsequiarme mi propia serenidad.
Muchacho, tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo, porque no me interesa. Yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón, pero de mí depende lo que yo cargo en el mío.

Cada día, en todo momento, tú puedes escoger qué emociones o sentimientos quieres poner en tu corazón y lo que elijas lo tendrás hasta que decidas cambiarlo. Tenemos la opción de amargarnos o ser felices.
 photo subscribediciembre2012.gif
Leer más...

jueves, mayo 01, 2014

Día del Trabajador : Una reflexión para tener en cuenta siempre

Un joven fue a solicitar un puesto importante en una empresa grande. Pasó la entrevista inicial e iba a conocer al director para la entrevista final. El director vio su CV, era excelente. Y le preguntó: "¿Recibió alguna beca en la escuela?" el joven respondió "no". 
-"¿Fue tu padre quien pagó tus estudios? " 
-" Si."-respondió. 
-"¿Dónde trabaja tu padre? " 
-"Mi padre hace trabajos de herrería." 
El director pidió al joven que le mostrara sus manos. 
El joven mostró un par de manos suaves y perfectas. 
-"¿Alguna vez has ayudado a tu padre en su trabajo? " 
-"Nunca, mis padres siempre quisieron que estudiara y leyera más libros. Además, él puede hacer esas tareas mejor que yo. 

El director dijo: 
-"Tengo una petición: cuando vayas a casa hoy, ve y lava las manos de tu padre, y luego ven a verme mañana por la mañana." 

El joven sintió que su oportunidad de conseguir el trabajo era alta. Cuando regresó a su casa le pidió a su padre que le permitiera lavar sus manos. 

Su padre se sintió extraño, feliz pero con sentimientos encontrados y mostró sus manos a su hijo. El joven lavó las manos poco a poco. Era la primera vez que se daba cuenta de que las manos de su padre estaban arrugadas y tenían tantas cicatrices. Algunos hematomas eran tan dolorosos que su piel se estremeció cuando él la tocó. 

Ésta fue la primera vez que el joven se dio cuenta de lo que significaban este par de manos que trabajaban todos los días para poder pagar su estudio. Los moretones en las manos eran el precio que tuvo que pagar por su educación, sus actividades de la escuela y su futuro. 

Después de limpiar las manos de su padre, el joven se puso en silencio a ordenar y limpiar el taller. Esa noche, padre e hijo hablaron durante un largo tiempo. 

A la mañana siguiente, el joven fue a la oficina del director. El director se dio cuenta de las lágrimas en los ojos del joven cuando le preguntó: -"¿Puedes decirme qué has hecho y aprendido ayer en tu casa?" 

El joven respondió: -"Lavé las manos de mi padre y también terminé de asear y acomodar su taller" 

-"Ahora sé lo que es apreciar, reconocer. Sin mis padres, yo no sería quien soy hoy. Al ayudar a mi padre ahora me doy cuenta de lo difícil y duro que es conseguir hacer algo por mi cuenta. He llegado a apreciar la importancia y el valor de ayudar a la familia. 

El director dijo: "Esto es lo que yo busco en mi gente. Quiero contratar a una persona que pueda apreciar la ayuda de los demás, una persona que conoce los sufrimientos de los demás para hacer las cosas, y una persona que no ponga el dinero como su única meta en la vida". "Estás contratado". 

Un niño que ha sido protegido y habitualmente se le ha dado lo que él quiere, desarrolla una "mentalidad de tengo derecho" y siempre se pone a sí mismo en primer lugar. Ignoraría los esfuerzos de sus padres. 

Si muchos son padres protectores ¿realmente están demostrando el amor o están destruyendo a sus hijos? 

Cada padre puede dar a su hijo una casa grande, buena comida, clases de computación, ver en una gran pantalla de televisión. Pero cuando estés lavando el piso o pintando una pared, por favor que también que tus hijos lo experimenten.

Después de comer que lave sus platos junto con sus hermanos y hermanas. No es porque no tengas dinero para contratar quien lo haga, es porque quieres amarlos de la manera correcta. 

No importa si estás en una buena posición económica, el objetivo es que ellos entiendan el valor del trabajo. 

Lo más importante es que tu hijo aprenda a apreciar el esfuerzo y tenga la experiencia de la dificultad y aprenda la habilidad de trabajar con los demás para hacer las cosas
 photo subscribediciembre2012.gif
Leer más...

domingo, marzo 30, 2014

Los Verdaderos Milagros

Tres personas iban caminando por una vereda de un bosque: un sabio con fama de hacer milagros, un poderoso terrateniente del lugar y, un poco atrás de ellos y escuchando la conversacion, iba un joven estudiante alumno del sabio.
Poderoso: "me han dicho en el pueblo que eres una persona muy poderosa, inclusive puedes hacer milagros".
Sabio: "soy una persona vieja y cansada... ?como crees que yo podría hacer milagros?".
Poderoso: "pero me han dicho que sanas a los enfermos, haces ver a los ciegos y vuelves cuerdos a los locos..... esos milagros solo los puede hacer alguien muy poderoso".
Sabio: "¿te referías a eso?, tu lo has dicho, esos milagros solo los puede hacer alguien muy poderoso... no un viejo como yo; esos milagros los hace Dios, yo solo pido se conceda un favor para el enfermo, o para el ciego, todo el que tenga la fe suficiente en Dios puede hacer lo mismo".
Poderoso: "yo quiero tener la misma fe para poder realizar los milagros que tu haces..... muestrame un milagro para poder creer en tu Dios".
Sabio: "Esta mañana ¿volvio a salir el sol?".
Poderoso: "si, claro que si!!".
Sabio: "pues ahí tienes un milagro..... el milagro de la luz".
Poderoso: "No, yo quiero ver un VERDADERO milagro, oculta el sol, saca agua de una piedra.... mira hay un conejo herido junto a la vereda, tócalo y sana sus heridas".
Sabio: "¿quieres un verdadero milagro?, ¿no es verdad que tu esposa acaba de dar a luz hace algunos días?".
Poderoso: "si!!, fue varón y es mi primogénito".
Sabio: "ahí tienes el segundo milagro.... el milagro de la vida".
Poderoso: "sabio, tu no me entiendes, quiero ver un verdadero milagro..."
Sabio: "¿acaso no estamos en época de cosecha?, ¿no hay trigo y sorgo donde hace unos meses solo había tierra?".
Poderoso: "si, igual que todos los años".
Sabio: "pues ahí tienes el tercer milagro...."
Poderoso: "creo que no me he explicado, lo que yo quiero...." (el sabio lo interrumpe)
Sabio: "te has explicado bien, yo ya hice todo lo que podía hacer por ti.... si lo que encontraste no es lo que buscabas, lamento desilusionarte, yo he hecho todo lo que podía hacer". Dicho esto, el poderoso terrateniente se retiro muy desilusionado por no haber encontrado lo que buscaba. El sabio y su alumno se quedaron parados en la vereda; cuando el poderoso terrateniente iba muy lejos como para ver lo que hacían el sabio y su alumno, el sabio se dirigió a la orilla de la vereda, tomo al conejo, soplo sobre el y sus heridas quedaron curadas; el joven estaba algo desconcertado.
Joven: "maestro: te he visto hacer milagros como este casi todos los días, ¿por que te negaste a mostrarle uno al caballero?, ¿por que lo haces ahora que no puede verlo?".
Sabio: "lo que el buscaba no era un milagro, era un espectáculo. Le mostré 3 milagros y no pudo verlos.... para ser rey primero hay que ser príncipe, para ser maestro primero hay que ser alumno... no puedes pedir grandes milagros si no has aprendido a valorar los pequeños milagros que se te muestran día a día. El día que aprendas a reconocer a Dios en todas las pequeñas cosas que ocurren en tu vida, ese día emprenderás que no necesitas mas milagros que los que Dios te da todos los días sin que tu se los hayas pedido".
Cuando estamos en problemas siempre pedimos ayuda a Dios y eso esta bien porque no hay nadie que pueda ayudarnos mas que El, pero pídele la cordura para pensar claramente, la paciencia necesaria para mantenerte tranquilo y actuar bien, la fortaleza necesaria para afrontar los retos y la fe suficiente para seguirlo amando sin importar lo que pase.... Pídele esos milagros, no le pidas simplemente que resuelva tus problemas solo porque te da miedo afrontarlos por ti mismo.....
 photo subscribediciembre2012.gif
Leer más...

domingo, marzo 16, 2014

El amor es ciego y la locura siempre lo acompaña

Una vez se reunieron todos los sentimientos y cualidades de los hombres.
EL ABURRIMIENTO bostezaba, como siempre, cuando LA LOCURA les propuso:
- ¡Vamos a jugar a las escondidas!
LA INTRIGA levanta la ceja, intrigada, mientras LA CURIOSIDAD, sin poder contenerse, preguntaba:
¿A las escondidas? ¿Y cómo es eso?
- Es un juego -explica LA LOCURA-, Yo me tapo la cara y comienzo a contar, desde uno hasta cien. Ustedes se esconden, y cuando yo haya terminado de contar, al primero de ustedes que encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego.
EL ENTUSIASMO baila, secundado por LA EUFORIA.
LA ALEGRIA dio tantos saltos que terminó por convencer a LA DUDA, e incluso a LA APATIA, a quien nunca le interesaba nada.
Pero no todos quisieron participar.
LA VERDAD prefiria no esconderse. ¿Para qué?, si al final siempre la hallaban.
LA SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido suya).
LA COBARDIA prefiria no arriesgarse.
- Uno, dos, tres… -comenzó a contar LA LOCURA- La primera en esconderse fue LA PEREZA que, como siempre, se deja caer tras la primera piedra del camino.
LA FE subia al cielo. LA ENVIDIA se escondió tras la sombra DEL TRIUNFO, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto.
LA GENEROSIDAD casi no alcanzaba a esconderse; cada sitio que hallaba le parecí­a maravilloso para alguno de sus amigos.
¿Que si un lago cristalino? Ideal para LA BELLEZA, pensaba.
¿Que si la hendija de un árbol? Perfecto para LA TIMIDEZ.
¿Que si el vuelo de la mariposa? Lo mejor para LA VOLUPTUOSIDAD.
¿Que si una ráfaga de viento? Magní­fico para LA LIBERTAD.
Así­ terminó por ocultarse en un rayito de sol.
EL EGOISMO, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo… pero sólo para él.
LA MENTIRA se escondia en el fondo de los océanos (mentira, en realidad se escondia detrás del arco iris).
LA PASION y EL DESEO se fueron juntos al centro de los volcanes.
EL OLVIDO… se me olvidó donde se escondia… pero eso no es lo importante.
Cuando LA LOCURA contaba 99, EL AMOR aún no habí­a encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado… hasta que divisó un rosal.
Enternecido, decidió esconderse entre sus rosas.
- ¡Cien! - gritó LA LOCURA- y comenzó a buscar.
La primera en aparecer fue LA PEREZA, a solo tres pasos de la piedra más cercana.
Después escuché a LA FE, en el cielo, discutiendo con Dios sobre teologí­a.
A LA PASION y EL DESEO los sintio en el vibrar de los volcanes.
En un descuido encontro a LA ENVIDIA, y así­ pudo deducir dónde estaba EL TRIUNFO.
AL EGOISMO no tuvo ni que buscarlo, el solito salia disparado de su escondite, que habí­a resultado ser un nido de avispas.
De tanto caminar, LA LOCURA sintio sed; al acercarse al lago descubrio a LA BELLEZA.
Con LA DUDA resulto más fácil todaví­a: la encontró sentada sobre una cerca, sin decidir aún de que lado esconderse.
Así­ fue encontrando a todos, AL TALENTO entre la hierba fresca; a LA ANGUSTIA en una oscura cueva; a LA MENTIRA detras del arco iris (mentira, estaba en el fondo del océano) y hasta EL OLVIDO… que ya se le habí­a olvidado que estaba jugando a las escondidas.
Pero EL AMOR no aparecí­a por ningún sitio.
LA LOCURA busca desesperada, detrás de cada árbol abajo, en el fondo de las lagunas, debajo de las piedras, en la cima de las montañas. Se volvia loca buscando.
Cuando estaba por darse por vencida, divisó un rosal.
Sonriendo, tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas.
De pronto se escuchó un doloroso grito.
¡Las espinas habí­an herido en los ojos AL AMOR!
LA LOCURA no sabí­a que hacer para disculparse.
Lloró, rogó, imploró, pidió perdón, y hasta prometió ser su lazarillo.

Desde entonces, desde que por primera vez se jugó a las escondidas, EL AMOR es ciego, y……………… LA LOCURA siempre lo acompaña
 photo subscribediciembre2012.gif
Leer más...

El corazón del tamaño de una montaña.

Había una vez un niño muy chiquito que era la burla de todos sus compañeros de la escuela a causa de su pequeña estatura. Su nombre era Manuel.
Cuando todos salían al recreo a jugar con la pelota, nadie quería jugar con él; cuando jugaban a las escondidillas, nadie la quería buscar; cuando alguien cumplía años, nunca lo invitaban: y cuando él cumplía años, nadie iba a su fiesta.
La vida de Manuel era muy solitaria y triste. Todas las noches, entes de acostarse, hacia oración y le decía a Dios:
Papito Dios, yo sé que Tú eres muy bueno porque me lo ha dicho mi mamá, pero no entiendo por qué si tanto me quieres, me hiciste tan chiquito, de modo que los demás niños se burlan de mí. ¡Como quisiera ser tan alto como una montaña, para que todos me respeten y me quieran! ¿Algún día me vas a hacer crecer tan alto como una montaña? 
Y esperaba por uno minutos, arrodillado al lado de su cama, para ver si Dios le contestaba. Nunca había escuchado la respuesta de Dios pero, aún así, volvía a preguntarle cada noche lo mismo y después de esperar el tiempo acostumbrado concluía su oración diciendo:
Está bien, papito Dios. No tienes que contestarme ahora, si quieres mañana me respondes. Y Manuel se dormía profundamente.
Un día mientras todos los niños jugaban a la pelota en el jardín de la escuela, se escuchó el grito de uno de ellos. Todos se paralizaron y buscaron el origen de aquel grito. Nadie sabía quién había gritado y no se veía a ningún niño asustado o llorando. De pronto, se escuchó nuevamente el grito desesperado de un niño, sólo que ahora si sabían de dónde provenía el lamento.
A unos cuantos metros de ahí había unas pequeñas zanjas que fueron abiertas para instalar las tuberías del agua potable y, por lo visto, alguien había caído en una de ellas. Todos se aglutinaron a la orilla de las zanjas pero no podían ver al interior, sólo podían escuchar el llanto del niño que había caído en el pozo. Era un chiquillo que acababa de entrar a la escuela y apenas tenía cuatro años de edad. Inútilmente, profesores y jóvenes de secundaria intentaron sacar el niño. Eran muy grandes y no cabían en el orifico de la zanja.
Entre los niños que se habían juntado para presenciar el accidente se encontraba nuestro amigo de baja estatura. El veía todo el revuelo y la conmoción pero, sobre todo, escuchaba el llanto del chiquito que estaba atrapado en el fondo de la zanja y que suplicaba que lo sacaran rápido de allí. Se abrió paso a base de empujones y llego hasta el frente. Luego con voz temblorosa, dijo:
Yo puedo entrar.
Nadie lo escuchó, todos gritaban llenos de impaciencia y nerviosismo.
Yo puedo entrar! Gritó nuevamente Manuel, y el silencio invadió el ambiente. Todos voltearon a verlo y reconocieron que Manuel era la única solución.
Manuel se metió a la zanja y consoló al pequeño, después lo tomó por la cintura y lo elevo hasta sus hombros. El niño logro salir con unos cuantos rasguños y moretones.
Cuando Manuel salió, una muchedumbre lo vitoreaba y coreaba su nombre. Uno de sus compañeros de clase se acercó a él y le dijo, mientras le daba unas palmaditas en la espalda:
Manuel, eres pequeño de estatura pero lo que hiciste hoy nos demuestra a todos que tienes el corazón del tamaño de una montaña.
Manuel elevó sus ojos al cielo y sonriendo agradeciendo dijo para sí mismo y para Dios:
Sabía que tarde o temprano me ibas a contestar
 photo subscribediciembre2012.gif
Leer más...

jueves, marzo 13, 2014

La Flor de la Honestidad

Un emperador convocó a todos los solteros del reino pues era tiempo de buscar esposo a su hija. 
Todos los jóvenes asistieron, y el rey les dijo: Les voy a dar una semilla diferente a cada uno. Al cabo de seis meses deberán traerme en un tiesto la planta que haya crecido, y la más bella ganarà la mano de mi hija y por ende, el reino. 
Entre ellos había un joven que plantó su semilla y esta nunca llegó a germinar. Mientras tanto, los demás participantes del singular torneo no paraban de hablar y mostrar las hermosas plantas y flores que iban apareciendo en sus tiestos.
Llegaron los 6 meses y todos los jovenes comenzaron a desfilar hacia el castillo con hermosìsimas y exòticas plantas. Nuestro hèroe estaba muy triste pues su semilla nunca llegò a dar señales de vida, por lo que ni siquiera querìa presentarse en el palacio. 
Sin embargo sus amigos y familiares lo animaron e insistieron tanto, que tomando valor, decidiò culminar la competencia mostrando con sinceridad el fruto de su semilla.
Todos hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro amigo con el tiesto vacìo empezaron a burlarse. 
En ese momento el alboroto fue interrumpido por la entrada del rey. Todos hicieron sus respectivas reverencias mientras el soberano se paseaba entre ellos admirando los resultados.
Finalizada la inspección, se acercó a su hija y llamó, de entre todos, al joven cuyo tiesto estaba vacío. Atónitos y confundidos, todos esperaban la explicación de aquella acción, para ellos, incomprensible. El rey dijo entonces: Este es el nuevo heredero al trono que se casarà con mi hija, pues a todos ustedes se les dio una semilla estéril y todos trataron de engañarme plantando otras semillas, pero este joven trajo la más hermosa de todas las plantas, la virtud de la honestidad. Tuvo el valor de presentarse y mostrar su tiesto vacìo, siendo sincero, genuino, real y valiente, cualidades que deben distinguir al esposo y futuro rey que mi hija se merece.
Cuando nos acerquemos al Señor mostrèmonos tal y como somos. A èl no lo podemos engañar, èl ya nos conoce. ¿Para què simular?
Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado, ni secreto que no haya de descubrirse.
 photo subscribediciembre2012.gif
Leer más...

martes, febrero 25, 2014

Un hombre, su caballo y su perro

Un hombre, su caballo y su perro iban por una carretera. Cuando pasaban cerca de un enorme árbol, cayó un rayo y los tres murieron fulminados. Pero el hombre no se dio cuenta de que ya había abandonado este mundo, y prosiguió su camino con sus dos animales; a veces los muertos tardan un cierto tiempo antes de ser conscientes de su nueva condición.
La carretera era muy larga, colina arriba, el sol era muy fuerte, estaban sudados y sedientos. En una curva del camino vieron un portal magnífico, todo de mármol, que conducía a una plaza pavimentada con adoquines de oro, en el centro de la cual había una fuente de donde manaba un agua cristalina. El caminante se dirigio al hombre que custodiaba la entrada.
- Buenos días.
- Buenos días -Respondió el guardian.
¿Còmo se llama este lugar tan bonito?
- Esto es el Cielo.
- ¡Què? bien que hayamos llegado al Cielo, porque estamos sedientos!
- Usted puede entrar y beber tanta agua como quiera. Y el guardian señala la fuente.
- Pero mi caballo y mi perro tambien tienen sed.
- Lo siento mucho -Dijo el guardian- pero aqui no se permite la entrada a los animales.
El hombre se levanto con gran disgusto, puesto que tenia muchisima sed, pero no pensaba beber solo; dio las gracias al guardian y siguio adelante. 
Despuès de caminar un buen rato cuesta arriba, exhaustos, llegaron a otro sitio, cuya entrada estaba marcada por una puertecita vieja que daba a un camino de tierra rodeado de arboles. A la sombra de uno de los arboles habia un hombre echado, con la cabeza cubierta por un sombrero, posiblemente dormia.
- Buenos dìas -dijo el caminante.
El hombre respondio con un gesto con la cabeza.
- Tenemos mucha sed mi caballo, mi perro y yo.
- Hay una fuente entre aquellas rocas -dijo el hombre, indicando el lugar.
- Podeis beber tanta agua como querais.
El hombre, el caballo y el perro fueron a la fuente y calmaron su sed. El caminante volvio atras para dar las gracias al hombre.
- Podeis volver siempre que querais -le respondio.
- A proposito? como se llama este lugar? .
- El Cielo.
- ¿El Cielo? ¡Pero si el guardian del portal de marmol me ha dicho que aquello era el Cielo!
- Aquello no era el Cielo, era el Infierno.
El caminante quedo perplejo.
- ¡Deberìais prohibir que utilicen vuestro nombre! ¡Esta informacion falsa debe de provocar grandes confusiones! -.
- ¡De ninguna manera! En realidad, nos hacen un gran favor, porque alli se quedan todos los que son capaces de abandonar a sus mejores amigos.

Jamàs abandones a tus verdaderos amigos aunque eso te produzca inconvenientes personales. 
Si ellos han estado dàndote su amor y compañia has contraido una deuda: “No abandonarlos nunca”.
Porque:

Hacer un amigo es una Gracia.
Tener un amigo es un Don.
Conservar un amigo es una Virtud.
Ser un amigo es un Honor.
 photo subscribediciembre2012.gif
Leer más...

domingo, febrero 23, 2014

El árbol

Despues de crear la luz, las estrellas, el sol, la luna, el agua, las nubes y la tierra Dios quiso crear los seres vivos, y empezo con las plantas.

Y asi creo la hierba que la hizo verde, fresca y suave. Viendo que era buena se animo y creo las flores dando rienda suelta a su imaginacion ( figurate lo que puede dar de si la imaginacion de Dios ) y las hizo de todos los colores tamanos y formas.

Aqui tambien quedo satisfecho, asi que penso en avanzar un poco mas y formo los arbustos y matorrales mas duros y resistentes. Y cuando ya habia ensayado con el herbaje, las flores y los arbustos, decidio culminarlo todo con la obra maestra de los vegetales e hizo los arboles.

Uno alto, espigado, con hojas pequenas y gruesas, y el tronco resinoso.

Era bonito, pero Dios quiso hacer otro mejor aun, asi que puso todo su amor e hizo otro con tronco mucho mas grueso, con unas ramas que se abrian y bifurcaban infinitas veces formando ramas inmensas llenas de hojas. ? Y que hojas !

Grandes, con forma de estrella, y de un verde, que al soplar el viento producian unos brillos de lentejuelas y un susurrar que calmaba al mas espirico. Y todo ello sustentado por raices tan grandes y fuertes que sobresalian de la tierra. Y tal era el aspecto del nuevo arbol que daba la impresion de que si no estuvieran ahi, todo el arbol subiria a los cielos.

Era, con mucho, el mas bonito de todo el Jardin del Eden. Tanto era asi que los pajaros, cuando todo estuvo creado, buscaban sus ramas para anidar, las ardillas buscaban las rugosidades de su corteza para cobijarse, todo tipo de animales buscaban sombra bajo sus ramas, se rascaban en su tronco. Todos estaban muy felices con ese arbol tan bonito. Todos... menos el.

Siempre estaba refunfunando y de mal humor.

Un dia Dios le pregunto el motivo de su enfurecimiento y el le dijo:
- Por que me has maldecido asi ? Que he hecho yo ? No comprendo que afrenta te habre causado para que me pongas estas ramas tan grandes y pesadas, que encima tienen que soportar estas infinitas y enormes hojas que son muchas mas de las que puedo cargar. No ves que pesan mucho ?
El otro arbol lleva con ligereza esas hojitas minusculas que le has dado, pero yo debo cargar con semejante lastre. Me has hecho mal. ? No quiero estas hojas !

Dios, al ver su cerrazon le dijo: De acuerdo, si crees que es lo mejor, asi sea. A partir de manana no tendras hojas.

El arbol se quedo encantado ante la idea y esa noche durmio feliz y esperanzado. Por la manana se lleno de jubilo al ver que todas sus hojas estaban secas en el suelo. Pero pronto su alegria se torno en tristeza.
Ya nadie iba a acogerse bajo su sombra, las ardillas ya no correteaban por el, los pajaros ya no anidaban sobre sus ramas. Bien es cierto que antes eran un incordio con sus piares, sus aranazos, su continua presencia no le dejaba descansar, pero estaba ahora tan solo, y pasaba tanto frio que empezo a llorar.

Tanto lloro que Dios se apiado de el y le dijo:
_Ahora te das cuenta de tu gran soberbia y comprendes que no hay nadie mas sabio que Yo. Esas hojas que te di eran precisamente lo que te hacia el ser el mas deseado. No compensaba eso con creces el peso de las hojas? No te das cuenta de que ya te habia dado yo fuertes ramas para sujetar semejante follaje?

Voy a devolverte tus hojas, pero para que no se te olvide tu osadia todos los anos, en invierno te quitare tus hojas, y para que compruebes mi misericordia te las devolvere en primavera, y asi el resto de los animales podran volver a disfrutar de tu sombra.

Y asi fue. Y el arbol, cada vez que apreciaba el peso de sus hojas se alegraba al pensar en la gran suerte que tenia al llevar semejante peso. Y esto se transmitio de generacion en generacion entre todas las familias de los arboles descendientes de aquel arbol. Y es por eso que aun hoy hay arboles a los que se les caen las hojas.
 photo subscribediciembre2012.gif
Leer más...