El Caminante Nazareno

El Caminante Nazareno

viernes, febrero 21, 2014

Somos templo del Dios viviente

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? 
¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 
¿Y qué concordia Cristo con Belial? 
¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 
¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? 
Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo:
Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.
Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.
 photo subscribediciembre2012.gif